Se cumplen 10 años de la historia de los 33 mineros de Chile

0
36

Jueves 5 de agosto de 2010. Tiembla la mina San José, una explotación de oro y cobre en la comuna La Calera. Son las 14.30 hora de Chile.A 750 metros de profundidad, 33 hombres escuchan el ruido que desciende por los túneles. Quedan petrificados. Luego, bajo tierra, impera un silencio sepulcral. La noticia demora cinco horas -los que tardó la compañía San Esteban Primera, dueña del filón- en hacer los 30 kilómetros que separan el sitio del colapso de Copiapó. A las 22 comienza el primer intento de rescate. Mientras por arriba se afanan por llegar a través de la chimenea de ventilación, los mineros buscan escapar al encierro por la escalera de emergencia. En un punto se corta. La empresa no terminó de construirla. De a poco van llegando los familiares al lugar. Parecía la fundación de un pueblo. El Campamento Esperanza llegará a tener 3 mil habitantes. El sábado se produce otro derrumbe. Los mineros quedan totalmente aislados.

En la superficie, la presión de los familiares hizo que la búsqueda se reiniciara el 9 de agosto. Al día siguiente llegó una imagen de la Virgen de la Candelaria y se celebró una misa. Mientras tanto, comenzaron a buscar con sondas con punta de diamante los lugares donde podían estar los mineros. Un taller vacío despertó angustia. Hasta que el 22 de agosto el campamento Esperanza estalló de felicidad. A las 14.55, al retirar la sonda, la encontraron pintada de rojo. ¡Los habían encontrado! A las 15.17, el presidente Piñera mostró la famosa nota: “Estamos bien en el refugio los 33”, escrita de puño y letra por el minero José Ojeda.-

Comentários no Facebook