Milagro Sala con prisión domiciliaria

0
17

Este viernes, el Juez de Control en lo Penal Económico y Delitos Contra la Administración ordenó el cese de prisión preventiva de Milagro Sala en el marco de la llamada “Megacausa“. Sin embargo, la dirigente social continuará con presión domiciliaria ya que debe cumplir otras condenas debido a las causas “Pibes Villeros“ y “Las bombachas“.

Si bien durante la jornada de hoy se supo que Rodolfo Fernández ordenó el cese de prisión preventiva de la líder de la Tupac Amaru por la Megacausa debido a que se cumplieron los tiempos estipulados para que una persona sea privada de su libertad hasta que se investiguen las conductas delictivas que se le atribuyen, Sala continuará en su vivienda de barrio Cuyaya con prisión domiciliaria ya que debe cumplir las siguientes condenas:

*Condena de 13 años de prisión por la causa Pibes Villeros

El 17 de enero del 2020 el Superior Tribunal de Justicia de Jujuy confirmó la condena a 13 años de prisión contra Milagro Sala por la causa Pibes Villeros después de rechazar un pedido de su defensa de inconstitucionalidad de la condena.

La dirigente social fue condenada por dirigir una asociación ilícita, en concurso real por fraude en perjuicio de la administración pública (coautora) y extorsión (coautora). En el juicio se investigó el desvío de más de $60 millones de fondos estatales que habían sido cobrados por cooperativas para construir viviendas sociales entre 2011 y 2015, las cuales nunca se efectuaron.

*Condena a 2 de prisión en “la causa de las bombachas”

En principio el Tribunal en lo Criminal Nº 2 absolvió a la dirigente por el beneficio de la duda; luego, la Cámara de Casación Penal revocó esa sentencia y la condenó a tres años y dos meses de prisión efectiva. Finalmente, el Superior Tribunal de Justicia (STJ) confirmó en julio del 2019 la condena y redujo la pena a dos años de prisión efectiva.

La causa está relacionada con que una integrante de la Tupac Amaru descubrió que en una feria vendían ropa que habían robado de la casa de su madre. Llamó a la Policía, que las llevó a ella y a la denunciada a la comisaría. Una vez allí dejaron ir a la denunciada e interrogaron a la denunciante.

Milagro Sala llamó a la Seccional 56 de Alto Comedero y habría amenazado a los policías con “poner una bomba y hacerlos volar“, ante la negativa de los funcionarios policiales de devolver la mercadería secuestrada y liberar a la demorada.-

FUENTE: SOMOS JUJUY

Comentários no Facebook