Los abuelos de Tartagal que le ganaron al coronavirus

0
15

Como un soplo a contramano de la muerte, la noticia vino a traer una brisa de aire fresco entre tantas jornadas de pesadumbre y angustia por el avance del coronavirus en toda la provincia. Y la buena nueva llegó desde Tartagal, precisamente uno de los lugares más castigados por el virus. Los 19 abuelos, que habían contraído la enfermedad dentro del Hogar de Ancianos Padre Pedro Borghini fueron dados de alta el martes a la noche, luego de superada la etapa de aislamiento y tras ser detectados como positivos para COVID-19. Todos se encuentran en perfecto estado de salud y de retorno en el hogar donde comparten su vida.

Lo mismo ocurrió con otros 16 empleados que trabajan en el lugar, quienes habían sido aislados también en el hospital Juan Domingo Perón y en el de campaña, montado en el Complejo Municipal.

Los ancianos estaban internados desde el 10 de agosto pasado luego de que algunos de ellos manifestaron síntomas y tras haber dado positivo una empleada que trabaja en el hogar, ubicado en la Villa Saavedra.

Ese día se conoció que también los empleados habían dado positivo en una de las jornadas más duras para la ciudad norteña, con un pico de contagios que disparó los números actuales.

El contagio de las 35 personas, entre adultos mayores y empleados del hogar, provocó una gran preocupación en las autoridades de salud tratándose de una población de alto riesgo.

Luego de los días correspondientes al aislamiento, que se cumplió en la clínica Divina Misericordia, los abuelos fueron dados de alta con lo cual superaron la etapa crítica del contagio para felicidad de su familia y tranquilidad de la población. «Hemos superado un trago amargo, tanto para los residentes como para nuestro personal», expresó el director del hogar, Luis Carvajal. «Anoche (por el lunes), a las 22.30, nos trajeron a nuestros residentes, volverlos a ver, saber que están bien, nos ha fortalecido y reconfortado», dijo.

Ayer, ya reinstalados en el hogar y normalizando su rutina, todo era festejos para los abuelos, mientras un clima de optimismos reinaba en el lugar. Y nos es para menos: después del susto y pese a ser una población de alto riesgo, salieron airosos para demostrarle al mundo que al virus sí se le puede ganar. Salud por esa victoria.

Sin visitas por el momento

Tras ser aislada la mayoría, en el hogar de ancianos habían quedado dos adultos mayores al cuidado del personal que había dado negativo. Tras el retorno al hogar, las autoridades anunciaron que se buscará preservarlos y no podrán ser visitados.

“Serán puestos a resguardo para evitar cualquier riesgo de contagio”, indicaron anoche desde el hogar.-

FUENTE: EL TRIBUNO

Comentários no Facebook