Le confirmaron la prisión perpetua por asesinar a su hermano

0
17

Los jueces de la Sala I del Tribunal de Impugnación, Luciano Martini y Ramón Medina, decidieron no hacer lugar al recurso de casación interpuesto por la defensa de Diego Javier Flores, que había sido condenado a la pena de prisión perpetua por el delito de homicidio calificado por alevosía.

La sentencia fue dictada el pasado 13 de febrero por el juez Raúl Fernando López vocal de la Sala II del Tribunal de Juicio de Orán.

A la hora de resolver, los jueces de alzada tuvieron en cuenta que la sentencia impugnada resulta acorde a derecho y no presenta vicios o defectos que habiliten admitir la casación interpuesta.

Además dijeron que reconstrucción del hecho se encuentra sustentada por las pruebas incorporadas en la causa.

Agregaron que resultan muy importantes las conclusiones a los que llegaron los médicos que participaron en la etapa de investigación, que determinaron, no sólo la causa de muerte, sino también que no existieron lesiones defensivas.

A ello se suman los testimonios que contaron sobre la relación entre los hermanos. Dijeron que la supuesta violencia ejercida por la víctima, que fue argumentada por la defensa como un estímulo externo que habría desencadenado la reacción del acusado, no es causa suficiente, como tampoco lo son los problemas del alcohol que este tenía y los problemas de convivencia que causaba. Tampoco son motivos suficientes los sucesos que habrían ocurrido el día del hecho, ya que, aun en su conjunto, no se presentan como el estímulo que prevé la ley para aceptar el arrebato para disminuir la culpabilidad.

Según lo manifestado por la propia defensa, este estado de violencia se habría presentado en diversas oportunidades, y era una situación conocida por todos, que surge de los testimonios recolectados que hablan de una mala relación entre los hermanos por su consumo excesivo de alcohol.

Por otra parte la versión del acusado, que indica que su hermano era quien primero portaba el machete y que luego perdió la memoria, no resulta acorde a ninguna prueba existente en la causa, sobre todo a lo especificado por la profesional psiquiátrica y la psicóloga, en el examen realizado.

Fue probado durante la audiencia de debate, que luego de la violenta agresión, el acusado dio aviso a las fuerzas policiales, e incluso fue él quien recibió a la policía al acudir al inmueble, señalando el lugar en donde se encontraba la víctima muerta. En este sentido, se puede apreciar que la conducta desplegada por el acusado resulta incompatible con un estado de irreflexión, ya que sus actos muestran claramente un accionar deliberado y consciente en pleno dominio de sus facultades.

Los jueces advirtieron que se pudo demostrar que el acusado, agredió  violentamente a su hermano, y le produjo seis heridas con un pico, cuando ese se encontraba profundamente dormido.

Por lo ello dijeron que corresponde desestimar el recurso de casación y confirmar la sentencia dictada en primera instancia.

El hecho ocurrió el 19 de agosto de 2018, en el Barrio 9 de Julio de nuestra ciudad. Diego Javier Flores (22) atacó con un pico a su hermano Jorge Luis Flores (26), mientras este dormía. La víctima resulto lesionada en la zona del tórax.

Entre los hermanos, que residían en el mismo domicilio, existía una vieja enemistad.-

Comentários no Facebook