El Ejército cerró ayer su convocatoria con mas de 4.000 aspirantes

0
13

Una verdadera marea humana de jóvenes aspirantes a ingresar al Ejército Argentino se concentró ayer en las inmediaciones de la institución, en la Avenida Arenales, para proseguir con los trámites de admisión como soldados voluntarios de la fuerza.

Con una demanda que supera ampliamente los cupos que habrá disponibles este año, se cerraron ayer las admisiones de nuevos trámites y colgaron, literalmente, el cartel de “No hay vacantes”.

En diálogo con El Tribuno el teniente coronel Carlos Ponce, jefe del Centro Jurisdiccional de Incorporaciones de la V Brigada, manifestó que ayer estuvieron recibiendo a la gente que llevó las carpetas porque ya hicieron previamente las consultas hasta enero.

Indicó que se suspendieron los trámites de admisión durante dos semanas porque se recibió a personal que iba a rendir para el ingreso a la escuela de suboficiales y, concluido ese trámite, ayer se continuó anotando a voluntarios.

No obstante, ayer se puso un cartel indicando que no hay más vacantes y se le sugirió a quienes recién iniciaron los trámites que no gasten en certificaciones porque ya hay más de 4.000 aspirantes y no se sabe cuántas vacantes van a tener, pero que “de ninguna manera serán 4.000”.

“Para no seguir creando falsas expectativas suspendimos la inscripción para todo aquel que no haya iniciado todavía el trámite”, dijo.

En este sentido, detalló que “a quienes ya lo iniciaron y están completando la carpeta, se los llamará y se los evaluará en un orden de mérito en cuanto al tiempo en que se anotaron, los estudios cursados, etcétera”, y que “se seleccionará a quienes tengan el perfil más cercano al del soldado del Ejército Argentino”.

Ponce estimó que este año podría haber 100, 150 o 230 vacantes. “Será un grupo grande considerando que el año pasado solo fueron 37”, dijo e indicó que “se llamará al triple de aspirantes para las vacantes disponibles porque estadísticamente, ante los filtros de las revisaciones médicas, de cada tres revisados, solo uno es completamente apto”.

“Hay exámenes psicológicos en los que, si bien las personas que los hacen son sanas, no reúnen las condiciones del perfil para este tipo de tareas. Además, está el examen toxicológico, con el que se descarta a quienes consumen estupefacientes, incluida la coca de coquear”, sostuvo Ponce.

Por otro lado, reveló que también “se controla la columna vertebral, dentadura y vista”, y llamó la atención en que se llevaron “una sorpresa” porque “en Salta hay muchos chicos con colesterol, pese a ser delgados”.

El responsable de las incorporaciones al Ejército en el NOA indicó que, además de los aspirantes que son admitidos, “se deja una reserva de un 10 a 20 por ciento sobre la vacante, que son para reemplazo porque en las 10 semanas de entrenamiento muchos desisten, se enferman o le surgen situaciones que los obligan a abandonar y tenemos que tener un reemplazo inmediato”.

Por otro lado, indicó que la edad también es un condicionante y, si bien la franja admitida para ser soldado voluntario es de 18 a 28 años, solo pueden ingresar hasta los 24: “Instruir un hombre a los 24 es menos recomendable que uno de 20 años, que puede perdurar más tiempo en la fuerza”.

Por otra parte, Ponce dijo que aún no hay una fecha estipulada para la incorporación de los nuevos aspirantes, aunque se estima que será en abril, por lo que 15 días antes se los citará para el circuito de revisación.

“Uno quisiera tomarlos a todos porque si eligieron este lugar es porque lo sienten, pero no tenemos tantas vacantes”, finalizó Ponce.-

FUENTE: EL TRIBUNO

Comentários no Facebook